Seguro que muchos de vosotros al escuchar las palabras “lobo marino” piensa inmediatamente en una foca o en una morsa. Es lo habitual entre los menos expertos en el mundo animal pero lo cierto es que, a pesar de sus semejanzas, son animales completamente diferentes. Los lobos marinos son mamíferos que pertenecen a los que poseen pies y aletas (pinnípedos) pero curiosamente son los únicos que tienen orejas.

A diferencia de las focas, por ejemplo, su cuello está recubierto de pelo y su longitud puede llegar a los tres metros y medio en el caso de los machos, mientras que las hembras no suelen pasar de los dos metros y medio. Lo que sí comparten con las focas es su capacidad para vivir tanto dentro como fuera del agua, de hecho, los lobos marinos suelen ser más hábiles en el agua que en tierra por lo que habitualmente pasan más tiempo en el mar que fuera de él. Este es uno de los motivos por los que el buceo con ellos es fantástico.

Fuente: Wikimedia

Para poder disfrutar de estos simpáticos animales debemos desplazarnos hasta el otro hemisferio ya que estos mamíferos habitan generalmente en las costas de Perú, Chile, Colombia, Panamá, Brasil, Argentina y Uruguay. Es en este último país donde se encuentra uno de los mejores enclaves para avistarlos en su hábitat natural: Isla de Lobos.

Fuente: Pixabay

Isla de Lobos es una  pequeña isla situada a 8 kilómetros de Punta del Este. Desde esta ciudad, que en los últimos años ha ido ganando en importancia a nivel internacional con la celebración de diferentes eventos como la feria de arte contemporáneo ESTE Arte, el Festival Internacional de Cine o diferentes eventos deportivos de polo, rugby o póker, como una de las paradas del Poker Stars Festival de este año, salen embarcaciones que nos permiten acceder a la que se considera la reserva de lobos marinos más importante del hemisferio sur. Una vez allí, los turistas podrán disfrutar de los cerca de 200 mil ejemplares que habitan en la isla, aunque eso sí, si se quiere un contacto más directo con ellos no queda otra que enfundarse el neopreno y echarse al mar. ¡Algo que nos encanta! El motivo es que la isla fue declarada como Reserva de Fauna integrante del “Parque Nacional de Islas Costeras” por lo que su acceso por tierra está prohibido. De esta forma, tan solo es posible bordear la isla, que cuenta con una extensión de 41 hectáreas, y fondear a cierta distancia.

Fuente: Wikimedia

En Isla de Lobos podremos observar, tanto dentro como fuera del agua, dos tipos diferentes de lobos marinos. Por un lado están los lobos finos, que son la especie mayoritaria de la isla con aproximadamente 180.000 ejemplares. Se caracterizan por tener dos capas de pelo y por alimentarse bastante lejos de la costa. El león marino, por su parte, se alimenta de peces que viven en la zona próxima a la costa de ahí que también podamos verlos merodeando por el puerto y alrededor de los barcos de pesca. Además de estas dos especies, también es posible ver elefantes marinos aunque en menor medida y no durante todas las estaciones del año.

Como ya sabéis que un único destino no es lo nuestro, cerca de Isla de Lobos se encuentra Isla Gorriti que cuenta con una bahía y dos playas, Playa Honda y Puerto Jardín. Declarada como patrimonio histórico nacional, esta isla es un lugar ideal para practicar el buceo y disfrutar de los increíbles fondos marinos de la zona. Además, también se pueden visitar las ruinas de diferentes edificaciones españolas que datan de la época colonial.

Ya en tierra, en Punta del Este, también es recomendable visitar el Museo del Mar que cuenta con una amplia colección de esqueletos de mamíferos marinos, así como una gran cantidad de muestras de animales acuáticos. También es posible transportarse al pasado con las herramientas náuticas que se empleaban antaño para la pesca.

Punta del Este nos ofrece una experiencia acuática y marina impresionante pero sus encantos no se quedan ahí. La ciudad está considerada como uno de los balnearios más importantes de América con un gran reconocimiento a nivel mundial. Así que después de nadar con los lobos marinos en Isla de Lobos podremos disfrutar de un momento de relax y desconexión. ¿Se puede pedir más? ¡Sin duda será uno de nuestros próximos destinos!

¡YA ES VERANO!
Publicación anterior

Dejar un comentario

¡Compartir publicación!