¡Pues sí! Llevamos más de una hora a oscuras, sin luz, tanto así que hemos tenido que dejar la cena a medias e irnos a la habitación porque era imposible, además, sin el aire acondicionado nuestra “suite” se ha convertido en una sauna, así que, con las ventanas abiertas de par en par, aprovechamos los últimos voltios de batería que tiene el portátil y nos ponemos con el resumen de hoy.

¿Quieres estar al tanto y no perderte detalle? Pulsa leer más para descubrir nuestra jornada del cuarto de día de buceo en Filipinas.

Estoy aborreciendo un poco el menú del desayuno, total no me como la mitad de cosas que me ponen, así que he optado por dar instrucciones precisas de cómo quiero las cosas. Pues eso, que lo que no es normal es que si estoy en la piscina y pido un Ice Tea, que este sea 90% hielo y 10% té, así que ya me van pillando y me traen una jarra llena de hielo y té, y el vaso a parte para que me sirva al gusto. Claro que eso pasará factura, pero lo prefiero así a tener que andar diciendo todo el rato que me traigan otro porque rápidos lo que se dice rápidos aquí no son. ¡Y menos mal que estamos solos!

Hoy el día nos ha cundido y mucho, hemos cambiado la inmersión extra desde playa por una extra de barco, y añadido la nocturna. Si va a ser nuestro último día de buceo aquí en Moalboal, que lo sea por todo lo grande ¡Si señor!

INMERSIÓN 10: Copton Point

Empiezo a acumular cansancio, y me cuesta levantarme más por las mañanas, menos mal que en Malapascua al no tener piscina, nuestro único refugio será la cama si o si, o bueno, podríamos probar la playa y tal…

La primera inmersión la hemos realizado en un avión que se estrelló en los años de Matusalen, o allá en el año en el que Filipinas era nuestro, como el islote de perejil.

Una inmersión en arenal, en la que hemos empezado a encontrar nudibranquios y una gamba mantis, con la que hemos llegado a marcar deco, porque son cabronas para hacer fotos por si te da un latigazo, y porque de tanto intentar asustarla la arena estaba por todas partes y esto amigos, hace que sea mucho más difícil enfocar.

Hemos continuado por la pared del arrecife para limpiarnos la deco buscando bichicos pequeños.

Hemos terminado la inmersión con una pareja de nudis, pero estos tenían una velocidad tremenda y las fotos no han sido tan chulas como me gustaría. La cosa está en que por fin han hecho acto de presencia pues llevábamos varios días viendo sólo los que son rugosos moteados.

INMERSIÓN 11: Basado point

El objetivo de esta inmersión era buscar al caballito pigmeo, pues Jordi se había quedado con la espinita de grabarlo bien, ya que las tomas con la macro del otro día estaban desenfocadas. Pues no hemos visto al caballito…. ¡Hemos visto dos en la misma gorgonia!

Me he puesto súper nervioso pues, he conseguido hacerles fotos por separado bastante decentes, y me he obsesionado con hacerle uno a los dos juntos y no había manera. Era tan sencillo como quitar la lente saga +15 y hacer macro normal, pero mi cabeza no daba y hemos vuelto a entrar en deco ahora ya por pesados. ¡Al menos las fotos lo han merecido y por lo que me ha enseñado Jordi de lo que ha grabado, las tomas están mucho mejor que las del otro día!

INMERSIÓN 10: Talisay Wall

Teniendo en cuenta la suerte que teníamos hoy con los nudis, le hemos dicho al guía de cambiar la inmersión en el House Reef por otra de barco, y que nos llevaran al punto más próximo para ver vida macro. Nuestros deseos se han cumplido y con creces, y hemos disfrutado de lo lindo en esta inmersión.

Como observación, estando a escasos 15 metros, nos han pasado dos chinos con rebreather, si, súper técnico todo… ¡Que no sabían ni aletear! A saber, quién y cómo les han vendido el curso, que esas máquinas las carga el diablo >_<

Tota, que se les ha cruzado en el camino un ballesta titán, y les ha dado un empujoncito. Pues estos se han vuelto locos y han empezado a luchar contra el pobre animal con una botella de 5 litros que llevarían de emergencia. Total, un cuadro, hasta nuestro guía se reía.

Odio a la gente que no es respetuosa con el mar. Nosotros lo intentamos, y por ello hemos pasado finalmente del ballena y quedarnos en la piscina, porque lo que hacen con ese pobre animal, no es ni medio normal…

INMERSIÓN 09: House Reef

Como broche final, hemos realizado una inmersión nocturna pero esta vez con el guía para ir al grano y sacar fotones.

Pues fotones hemos sacado y algunos como la tortuga que aparece arriba.

Si es que más allá de la vida macro, hemos visto como mil tortugas en la zona… ¡Si por algo el hotel se llama Turtle Bay!

Además, hemos sido testigos de peleas de congrios, del ataque de animales raros salidos de una película del espacio a Jordi y de cientos de ojos de gambitas que nos miraban desde la oscuridad.

Sin duda, amo las inmersiones nocturnas, eso sí, las que son tranquilitas y sin tanto bicho dándote de ostias todo el rato por el simple hecho de llevar un foco de buceo encendido. Que había una de Krill y gambitas que hemos salido de allí cenados.

Y durante el día en general, entre inmersión e inmersión cómo no, nos hemos rebozado en la piscina tal cual, con tal punto de agotamiento, que me he quedado dormido dentro de la piscina. Al menos así me pondré moreno, pese a que aún no paso del rojo gamba.

Además, tenemos la piscina casi en exclusiva, hay alguna pareja más de luna de miel aquí, pero sólo vienen a tomar el sol un rato pues se pasan el día fuera, igual que los chinos que a esos sólo los vemos para el desayuno. Total, que nuestro panorama diario es algo cual:

También hemos visitada la playa de arena blanca “White Sand Beach” y tampoco era para tanto. Como era temprano no había mucha gente, pero estaba algo sucia de la juerga que se tuvieron que pegar ayer por la noche pues, había botellas por todos lados.

Despido el post con una panorámica de la playa. ¿No es preciosa?

Ahora a ver las fotos de hoy, dormir y descansar que mañana nos vamos de visita a algunos puntos de interés que son lo más de lo más.

 

Dejar un comentario