Hoy ha sido un día atípico, no hemos tenido que madrugar pues ha tocado descansar y visitar las Kawasan Falls. ¿Qué que carajos son? Pues son un conjunto de cataratas aquí en Moalboal con tres niveles de caídas. ¿Quieres conocer más sobre ellas? Te invitamos a descubrir el artículo completo junto a nuestra galería de imágenes.

Para abrir boca y más allá de la foto que ilustra esta entrada, te invitamos a imaginar una sucesión de cascadas de azul intenso y profundo en perfecto contraste con el denso verde de la selva donde estas se encuentran. ¿No es el paraíso?

A tener en cuenta:

La entrada es realmente barata, 40 pesos por persona que no viene a ser ni un euro y medio.

En nuestro caso, nos han traído en una especie de van turística desde el hotel, pero tienes mil y una formas de llegar a ellas ya sea a través de autobús que pasan con mucha frecuencia y que se pueden coger en la parada de Moalboal dirección a Bato. En triciclo, una especie de taxi, ya sea en moto o en bici, pero me parece una opción pésima, o en moto si la tienes alquilada ya que las carreteras están súper bien, y no son nada temerarias como las de Bali.

Llegar a las Kawasan Falls no te llevará más de media hora larga desde Moalboal, pues se encuentran a tan sólo unos 20 kilómetros de distancia.

Kawasan falls: un lugar de cuento

Sin duda nos llamaron mucho la atención las fotos de los visitantes de tripadvisor, y cómo las describían. Como forofos de las redes que somos hemos estado mirando fotos de viajeros en Instagram, pues si algo nos brinda la tecnología ahora, es poder seguir en directo aquellos sitos que quieres visitar de la mano de desconocidos, y tener así más información del entorno.

Todas esas fotos tenían algo en común, sus aguas azul turquesa y sus contrastes de vegetación azules. Tanto así era el panorama, que te parecían las típicas fotos de postureo retocadas a más no poder, y podemos garantizar que lo que veis en las fotos que ilustran este post son la realidad, que están tomadas desde un iPhone 6 y que estas no han sido retocadas (más allá de estar tomadas en HDR).

Hemos dejado las visitas para hoy viernes para poder dejar el equipo de buceo secar puesto que según internet es de los días menos frecuentados pues, la gente tiene a ir entre semana pensando que estarán más tranquilo cuando no es cierto, y los sábados y domingos están demasiado masificados.

El acceso a las Kawasan Falls es sencillo a la vez que precioso rodeado de naturaleza. Durante los dos kilómetros aproximados que tendrás que caminar hasta hacer cima, te encontraras con diferentes afluentes del río principal, puentes, escaleras y un sin fin de vegetación de la cual, no te asustes si te aparece de la nada una gallina o un gallo, con toda la familia de polluelos detrás.

El primer salto es el que más gente acoge, pues los locales lo utilizan como piscina natural para escapar del calor agobiante. ¡Nada mejor que un chapuzón en agua fresca!

El segundo y tercero son menos concurridos, pero igual de bonitos o más que el primero. Lo único negativo de todo esto, y que las fotos de internet no te muestran. Es que cada uno de los saltos está rodeado con infinidad de bares y puestos que por cierto no son nada caros. Tomarte un agua aquí es un manjar, y no paran de agobiarte ofreciéndote masajes acuáticos y otros enseres.

En la zona también se practica el barranquismo, y hasta hemos podido ver a una pareja saltar desde uno de los saltos de aproximadamente 13 metros. Sin duda, hay que tenerlos cuadrados para saltar desde semejante altura.

De vuelta el hotel, y tras intentar meternos en la piscina, hemos optado por volver al mar pues, hace más calor dentro del agua que fuera, y el mar, aunque caliente siempre está algo más fresquito.

Me he pegado una señora siesta, de casi tres horas pues estoy acumulando cansancio y mañana nos espera un largo trayecto hasta llegar a la isla de Malapascua. Pero, eso, ya es otro cantar….

De momento nos quedamos terminando las maletas y a dormir en nuestra suite, en Malapascua no vamos a tener estos lujos 🙂

¡Ser buenos buzos, un saludo!

 

 

Dejar un comentario