¡No podemos estar más cansados! Ahora mismo mientras escribo estas líneas son poco más de las 9 de la noche y estamos reventados. Lo peor de todo es que no tenemos sueño, y yo estoy intentando conectarme al wifi que sólo funciona en el restaurante y además fatal ya que no tengo cobertura de Globe (La compañía de aquí que nos hemos comprado unas tarjetas) mientras escucho la banda sonora de nuestra boda y Jordi sigue con su maratón de juego de tronos, que, con suerte, el próximo mes los podemos ver juntos…

(Edit a 24/07 no… sigue en ello) wink

¡Al lío! Si ayer se me cerraban los parpados, hoy estoy todo lo contrario. Hemos realizado cuatro inmersiones y como os comentábamos en el anterior artículo, la primera inmersión del día ha sido en búsqueda del tiburón zorro. ¿Lo hemos visto? Dirás, si ya veo la foto… Pero… ¿Quién dice que sea nuestra? Después del salto como siempre, la jornada de hoy en detalle.

¡Que sí! Que las fotos son nuestras, ¿no veis que son la puta pena? Hoy ha sido un día que se nos ha hecho eterno, sólo sonar el despertador ya estaba de mal humor pues tocaba ir al agua, de noche, y sin desayunar, pero me he pasado el trayecto durmiendo en el barco como he podido y se me ha pasado rápido.

INMERSIÓN 17: Monad Shoal

Misma inmersión que el otro día con las “Mantas” pero con objetivo diferente. No me voy a enrollar mucho. Digamos que es una inmersión en una especie de estación de limpieza que da la vuelta a todo el pináculo. Los buzos tienen como una línea con cuerdas que hace como tope, y lo mejor de todos es que los animales son súper conscientes que de ahí no puedes pasar, y campan a sus anchas.

Los primeros quince minutos no hemos tenido nada de suerte, y hemos ido al lado opuesto, y ahí si teníamos a uno de los ejemplares que hemos visto hoy. La cosa está, que estaba bastante lejos de nuestra línea y las fotos salían fatal, y al llegar un grupo de otro barco el guía ha decidido que nos movamos a otra zona, y ahí teníamos a otro mucho más juguetón. ¡Este hasta se ha pasado la línea de seguridad!

La verdad es que son unos animales preciosos. Ya los habíamos visto en el Mar Rojo pero no de esta forma, y poder disfrutar de su compañía durante más de 40 minutos, hace que el madrugar merezca la pena.

INMERSIÓN 18 & 19: Gato Island

En este caso hemos realizado una excursión de dos inmersiones con comida (previo pago extra) a Gato Island, un peñón situado a unos 50 minutos de navegación de Malapascua.

Gato Island tiene dos zonas, la sur y la norte, y se hace una inmersión en cada zona pues son un poco la noche y el día.

Zona sur (Primera Inmersión) En nuestra primera inmersión, hemos atravesado una cueva dónde nos hemos encontrado con una serpiente de mar.

Al salir, hemos visto mucha vida, entre la cual destacamos los peces rana, dos caballitos pigmeo más guapos que el del otro día si cabe entre un millón de gambas para terminar en una zona llamada “Nudi City” pues es toda una pradera de algas muy similar a nuestras barras del mediterráneo que básicamente están plagadas de nudibranquios de todas las formas, colores y tamaños.

Nona norte (Segunda Inmersión) En este caso hemos entrado por la zona de los nudis hasta llegar a una pradera llena de chinos locos con trajes de buceo más que variopintos.

En esta zona hemos visto más caballitos de mar además de tiburones nodriza y sepias XXL.

La vuelta a Malapascua también me la he pasado durmiendo, mi cuerpo no puede con tantas inmersiones profundas, el aire me agota.

INMERSIÓN 20: Reef House

Última inmersión del día en un arrecife justo delante del hotel, a escasos metros. Es una especie de jardín artificial con estatúas y formaciones de hierros y tal, que nos ha recordado mucho a Bali.

Muchos bancos de peces, gambitas y más caballitos. ¡Dios esto está todo lleno de caballitos!

El hacer tantas inmersiones profundas se ha notado, y nos hemos tragado una deco de 10 minutos además de la parada de seguridad…

Vamos a tener que quitar inmersiones del viaje pese a tenerlas ya pagadas. ¡Es imposible hacer tantas! No tenemos tiempo de ocio casi, ni de dormir siesta. Para hacer todas la que tenemos pagadas tendríamos que hacer hasta irnos, cada día la inmersión de las 4 de la mañana, salida de dos inmersiones y una nocturna o sunset.

El problema es que, para las inmersiones chulas, para que salga el barco, tienen que haber según el punto entre 4 y 6 buceadores, y claro… estamos buceando solos en muchas inmersiones…

Ya veremos que hacemos. De momento hemos encargado a los locales regalitos para todos los amigos buzos, pues es una cosa preciosa que hacen a mano y claro, tardan unos días en hacernos tantos…

¡Y poco más! Que voy a la ducha y a dormir, que mañana será otro día. ¡Gracias por leernos y seguirnos! ¡¡¡Un besazo!!!

 

DEJAR UN COMENTARIO