El verano se hizo eterno, estamos a una semana de iniciar la temporada de otoño, y a una semana de volar rumbo al Rojo. Hasta ahora no habíamos estado nerviosos, apena hace unos meses que hemos vuelto de nuestro viaje a Filipinas y pese a que nos hemos quitado el mono de buceo las últimas semanas aquí en el mediterráneo, nos hemos mal acostumbrado, y nos da una pereza enorme bucear en agua “fría” con tantos milímetros de neopreno encima.

En una semana volveremos a estar entre arrecifes y aguas cristalinas y ¡no tenemos nada preparado! Además, tenemos esta semana la agenda super apretada, médicos, dentista, visita a nuestra amiga hacienda, y al boss Vicente Vila y Marta de Suny Travel para empezar a indagar sobre nuestro próximo destino de buceo para 2018. ¿Adivinas dónde hemos puesto ya el punto en el mapa? Nos lo vamos a guardar y bien hasta enero, cuando tengamos confirmadas las vacaciones y tiremos el proyecto adelante.  A final de semana, antes de irnos, vuelvo con un resumen mas extenso del viaje ¿ok? ¡Un saludo!

Dejar un comentario