¡Pues he dormido del tirón! Estaba súper cansado ayer, pero parece que he recargado las pilas a tope y hasta he madrugado para hacer alguna foto en 360 grados sin mucha gente de por medio. No he conseguido gran cosa, los más veteranos, no sólo se van tarde a dormir, sino que, además, son los primeros en despertarse. Sin ninguna duda las nuevas generaciones no tenemos esa fuerza de voluntad.Hemos dormido con las persianas subidas pues, el barco tiene cristales de esos como los de las salas de interrogatorio y nosotros vemos lo de fuera, pero desde fuera, no nos ven a nosotros wink

Sin ninguna duda uno de los despertares más bonitos que recuerdo. Al final de la noche, no me preguntéis como me he dado la vuelta en la cama y he terminado con los pies en el lugar de la cabeza pues, el aire acondicionado me daba de pleno en la cara y no quiero mocos, y oye, que con los pies fresquitos tampoco se duerme tan mal.

Ha sido despertarme, y poder contemplar unas vistas privilegiadas pues nuestro camarote está en la primera planta y hoy el día nos ha acompañado. Si venga, aprovecho que hemos hecho alguna panorámica para que veáis nuestra habitación. Recordad que están adaptadas para una resolución web que facilite su carga tongue

La foto de la panóramica ha sido reducida para optimizar su carga.

 

Después de un pequeño briefing, hemos subido a nuestro Dhoni (el barco de apoyo aquí en Maldivas) y hemos puesto rumbo a nuestro primer punto de inmersión del día.

Inmersión 05 | Kandooma Thila

No sabría categorizarlo bien de Thila o canal. Hemos tenido un poco de confusión al principio con el guía, pues no entendíamos bien lo que nos estaba indicando (básicamente era que nos agarráramos con el gancho de corriente) así que hemos ido un poco a la deriva observando el rompiente del arrecife y viendo algún que otro tiburón. La inmersión de hoy la he dedicado a fotografiar peces. Creo que es mi reto, ambientes con soles me salen bien, y maldivas no es el mejor lugar para hacerlos por la visibilidad, las macro, y todas sus variantes las domino a la perfección, y es dónde mejor sé colocar los flashes, pero los peces…. ¡Va a ser que se me resisten!

Os dejo algunas de esta inmersión, en la que me he reencontrado con el Nemateleotris Magnifica (Gobio de Fuego) un pez que ha sido mi favorito durante mucho tiempo pero que tenía olvidado al no tener acuario y no verlo desde la última vez que vinimos a Maldivas. Sin ninguna duda, creo que voy a terminar con el brazo lleno de tatuajes de pececillos.

Después de la inmersión y del desayuno, hemos tenido la primera toma de contacto con el Mavic Air aquí en Maldivas, y pese a que no ha funcionado del todo el modo planeta o las panorámicas, estamos muy contentos con el cacharro. Cumple su función y además ocupa cero espacio en la maleta.

Inmersión 06 | Kandooma Thila

Hemos vuelto a repetir la inmersión de primera hora, pues, al ser más tarde la previsión era tener más corriente y, por ende, más tiburones.

La corriente era extrema, de las veces que hemos estado aquí creo que la que más, y dónde más me ha costado también estar centrado. El lado de bueno de todo esto es que ese pedrusco dónde hemos estado anclados literalmente una hora, era una autopista de tiburones y no pequeños precisamente. Os dejo con algunas fotos (malas por cierto) para que veáis la corriente en nuestras respiraciones, y alguna captura de los vídeos de Jordi.

Después de comer, fatigados y cansados, nos hemos pegado una señora siesta durante la navegación y hemos volado el drone nuevamente, en este caso, si que nos han funcionado los planetas y hemos podido conseguir panorámicas de este estilo:

La foto de la panóramica ha sido reducida para optimizar su carga.

 

Inmersión 07 | Alimatha (Nocturna)

¡Y hemos vuelto al agua! Si os soy sincero, tenía muchas ganas de esta inmersión, el listón además estaba muy alto, pero hemos tenido algo en contra. Quizá muchos me vais a juzgar por cómo opino, pero a veces no tenemos que ser tan extremos.

Como sabéis (o no, que claro, quizá eres nuevo), esta inmersión la hice la última vez que estuvimos en el Southern Cross y para mi fue una de las inmersiones más espectaculares de mi vida, os dejo aquí un vídeo recordatorio para poneros en contexto.

Pues bien, la flota de barcos de Emperor Divers, en el que nos encontramos ahora, tiene como norma no alimentar a los peces, y claro, en esta inmersión, el atractivo es precisamente el “feedding”.

Y aquí es cuando empiezan las discrepancias de opinión. Las instrucciones eran claras, daríamos vueltas y observaríamos a los animales en su “hábitat natural, de forma natural” sin alimentarlos, y en el caso de ver a otros grupos que, si realizan esta práctica, pasarlos por alto y no ser participes.

Resumiendo, la inmersión más esperada por el subidón de adrenalina que produce se me ha quedado en un simple bah… Si, hemos visto tiburones… Pero los que llegaban tarde al banquete. Era como su estuviéramos en la puerta de un concierto que lo peta, pero no podíamos formar parte, y sólo escuchábamos la “música” de rebote.

Vamos a ver, el simple hecho de ir allí a bucear, pese a no alimentarlos, ya es alterar su hábitat, su estilo de vida. En el momento que se empieza a hacer este tipo de prácticas, a la larga, cambias los hábitos alimentarios de los tiburones y esto a la larga, pasa a ser algo que ya hacen instintivamente.

¿Qué no quieres ser partícipe? Pues no lleves a tus clientes allí a bucear, porque quieras o no, estás contribuyendo, y ya que se va, se va bien, y que todos disfrutemos y nos den bien de ostias los tiburones.

Ojo, que yo estoy en contra del feedding, de este tipo de prácticas que también se llevan a cabo en países como en filipinas en el que tienen al tiburón ballena rodeado por un millón de chinos. Pero en ese caso creo que es “diferente” viene a ser como la fábrica de pescado del otro día que tira las sobras al mar. Han creado un hábito alimentario a los peces, y eso para mi no es feeding. En este hotel igual, las sobras de los clientes van a parar al Mar, y los animales acuden a alimentarse… Pues quizá tirar esa comida en momentos más concretos, pues bien, para todos, ¿no?

Como siempre, se me ha ido un poco mucho la pinza, pero no pasa nada tongue

Bueno, que os voy a ir dejando, que son las once pasadas, y mañana toca madrugar, que vamos a buscar a otro bichejo grande, pero tranquilos, no le vamos a dar de comer, sólo vamos a acosarlos y perturbar su paz nosotros y otros barcos de vida a bordo.

¡Buenas noches buzos! 

Dejar un comentario

¡Compartir publicación!