Hoy ha sido un día largo. El tiempo no nos ha acompañado pero lo poco que hemos buceado vale por mil. Nos hemos despertado con el cielo tapado, parecía más que estaba anocheciendo que amaneciendo. Pero en otro aspecto hemos tenido mucha, mucha suerte. ¿Quieres saber por qué? Pulsa leer más y descubre el artículo al completo.

¿Sabes esos sábados de lluvia en el que no te apetece salir de casa y prefieres quedarte tapadito con una manta? Pues así precisamente me he despertado hoy. Si que es cierto, que hemos venido justo en el cambio de monzón y el tiempo no es el mejor del mundo, pero ya éramos conscientes de ello. Durante la semana hemos podido disfrutar del sol, pese a tener alguna que otra nube, o incluso una mini tormenta de algunos minutos, pero hoy, hoy es diferente.

El cielo está gris. ¡Nadie diría que estamos en Maldivas si os enseño una foto! Bueno, un segundo, que os pongo un ejemplo de algo que ha pasado hoy para que os hagáis una idea.

Inmersión 11 | 7th Heaven

Total, que tal y como está el día nos hemos tirado al agua. Al principio parecía más una inmersión nocturna que una diurna, pero luego la cosa ha mejorado pese a la falta de luz.

Hemos estado por decirlo de alguna manera en el arrecife con más vida y mejor conservado de todo Maldivas (o esto nos han dicho os guías de buceo) y así lo hemos podido comprobar. El problema de no haber mucha luz es que el arrecife duerme, y que por ejemplo los peces payasos duermen y no los puedes ver en su esplendor.

No obstante, una vez en la cima del arrecife, justo en la tila, Jordi, Edu y yo nos hemos separado del grupo y hemos terminado la inmersión entre tiburones de punta blanca, pastinacas, un napoleón curioso y cientos de anemonas con sus peces payaso durmiendo.

Al salir del barco, nos ha caído una buena y el mar se ha empezado a picar, pero hemos llegado sanos y salvos a puerto, justo para cargar las pilas con el desayuno.

Inmersión 12 |Mahibadoo Rock (Manta Point)

Después del desayuno, y del correspondiente briefing, partimos rumbo a una estación de limpieza para “intentar” ver mantas. Si, digo intentar, porque ya nos habían avisado que las últimas semanas no se habían visto ninguna en la zona por la misma razón que hemos comentado más arriba, estamos en el cambio de monzón y las mantas están migrando al lado norte de los atolones.

Hemos tenido suerte, y además ¡mucha! Durante más de una hora, las hemos tenido danzando a nuestro alrededor, aproximadamente calculan que hemos visto unas 12 diferentes, y en momentos concretos se han llegado a juntar hasta 7. ¡Nunca habíamos visto tantas a la vez!

La vuelta al dhoni ya sido más complicada, y se ha empezado a levantar unas olas tremendas con un aire más estremecedor aún.

Conclusión: ¡Se acabó el buceo por hoy! Porque si, el mar no acompaña nada, y las ganas menos. Así que hemos podido descansar de lo lindo durante toda la tarde hasta llegar a Fesdhu, una bahía dónde pasaremos la noche y en la que, además, podemos ver mantas de noche.

Aquí la suerte, no nos ha acompañado nada nada, y hemos tenido que abortar también y optar por cenar, cosa que no se ha alargado mucho, porque después de un día de perreo, todos estamos más cansados aún.

Os voy a dejar, pues no estoy ahora mismo muy inspirado, me estoy cayendo del sueño, y aún me queda por rellenar el logbook con las inmersiones de hoy. ¡Buenas noches buzos!

 

Dejar un comentario

¡Compartir publicación!