¡Hola buzos! hace ya algún tiempo que quería escribir este post, pero estaba esperando el alta definitiva de mi traumatóloga para poderlo contar en detalle y de esta forma tener más concreto mi proceso de curación y recuperación. Algunos de vosotros sois lectores asiduos a nuestro blog y ya sabréis que hace cosa de tres meses (puente de Mayo para ser exactos, por lo que son 4 meses) me caí por unas escaleras en un barco y terminé con tres costillas rotas. Otros habréis llegado aquí por google porque estáis en mi misma situación y estáis un poco perdidos. Pues tanto si eres nuevo o no, después del salto en detalle la historia al completo.

Costilla Rota y Buceo, del paraíso al dique seco.

Si habéis leído el cuaderno de bitácora de Maldivas, os habréis dado cuenta que no nos hizo muy buen tiempo precisamente en nuestra última visita a las islas Maldivas, nos llovió prácticamente todo el viaje, pero lo que encontramos bajo el agua compensó con creces el diluvio que teníamos arriba por momentos. La cosa está, que el penúltimo día y última noche de inmersión (buceo nocturno) con las prisas y después del chaparrón terminé resbalando escaleras abajo de culo, para caer de espaldas al llegar a la plataforma.

El impacto fue tal, que mí cámara salió disparada pues la cargaba encima (con lo que pesa la jodida) y la lente macro terminó volando por la plataforma. Yo de aquel momento sólo recuerdo el ruido de mis huesos al quebrarse, y pensar “oh no, otra vez no” para perder en ese momento el conocimiento por unos segundos que para mi fueron eternos, pues volví en mi rodeado de gente con la cara descompuesta por lo que había ocurrido. Pude volver en mí por mí mismo, y notaba que estaba entero, aborté la inmersión y preferí tumbarme y tomarme algún calmante pues tenía un dolor intenso en el pecho.

El día siguiente la cosa no mejoró, pero tampoco le di importancia porque todo el mundo me decía que el dolor “no era para tanto” y lo que me dolía era el “golpe” además estaba algo sedado y el día se me hizo más llevadero, incluso hice la maleta y cargue todos los trastos del buceo. El problema vino ya en el vuelo, que entre las turbulencias por pequeñas que fueran, y que la medicación me dejaba de hacer efecto, el trayecto a España se me hizo eterno.

Costilla Rota y Buceo, ya en España.

Nada más llegar a España, fuimos al hospital de mi mutua, si sé que diréis ¿pero no tiene seguro de buceo? Si, pero como no sabía la magnitud de la caída, y todo el mundo me decía que era normal, que los golpes en las costillas duelen, pues no le di más importancia y pensé que el dolor se me iría en un par de días a base de ibuprofeno y gel en crema. Me hicieron una radiografía y descartaron rotura y tras un pinchazo para el dolor me mandaron para casa con una medicación más fuerte pues como me habían dicho los compañeros de viaje, cuando te das un golpe fuerte en las costillas se inflama el nervio, y eso señores duele y mucho, pero en principio haciendo bondad y con reposo, en dolor iría a menos.

La cosa es que no fue así. Me reincorporé al trabajo (porque no he cogido la baja en ningún momento en estos 4 meses)  y con la batalla de los aires acondicionados de todos los años terminé resfriado. Ahí empezó realmente mi sufrimiento. Mis estornudos no son normales, son super exagerados, creo que van un poco ligados al tamaño de mi nariz que no es pequeña precisamente. Recuerdo que en uno de ellos, directamente me desmaye, para burla de mis compañeras de trabajo que me llamaban exagerado por mi reacción.

A partir de ese momento la cosa fue a peor, notaba que mis costillas se movían y crujían y el dolor cada vez era más insoportable. Pedí cita nuevamente pero con mi doctora (ya que la vez anterior al ser domingo, fue de urgencias en el hospital) y tras examinarme me dijo que no tenia buena pinta la cosa por lo que describía y me mandó hacer una resonancia. Los resultados de esta no fueron los esperados y confirmaron la peor de mis sospechas, no sólo tenía rota una costilla ¡tenia 3!

Costilla Rota y Buceo, la recuperación.

La doctora me recomendó coger la baja pero la rechacé y para prevenir movimientos bruscos, inflar los pulmones más de la cuenta, o esfuerzos, me compré una faja especial para este tipo de “accidentes” y empecé a dormir sentado en el sofá (recomendación de mi doctora) Pues el simple esfuerzo de levantarse de la cama o tumbarse se había convertido en el infierno para mi.

Cuando tienes una fisura o una costilla rota, no se puede inmovilizar como si se podría un brazo o una pierna, por lo que hacer bondad y evitar cualquier actividad física es obligado. Sobre todo nada de nadar ni bucear. Una fractura simple no desplazada (las de mi caso, que son las que no necesitan operación) tarda en sanar aproximadamente seis semanas, y cuanto más costillas, más se alarga esta fecha, y siempre es muy orientativa porque al fin y al cabo cada persona es un mundo.

En mi caso he estado exactamente 12 semanas sin realizar ningún tipo de actividad, ya que por la gravedad de mi lesión me lo prohibieron hasta entrar en agosto. Hace apenas una semana que me han dado el alta médica y me han dado luz verde para volver al agua siempre con precaución y sin cargar peso. Y sobre todo, he esperado a tener el visto bueno del especialista que antes de darme el ok, me volvió a realizar todas las pruebas para asegurarse de que todo estaba en su sitio.

El dolor por eso, aún lo tengo, no en la costilla, es el nervio y el músculo, que en estos meses ha cogido algo de atrofia, y según me dijo podría tener molestias en momentos concretos hasta incluso después de 6 meses de haber soldado el hueso.

Costilla Rota y Buceo

Costilla Rota y Buceo, consejos de un superviviente.

Algo que seguro que es obvio, ¡paciencia! Como digo, las costillas son una zona muy delicada del cuerpo, protegen a nuestros pulmones, y si tras una fractura no hacemos bondad, las consecuencias pueden ser mucho peores que una fisura de costillas.

Para empezar, prohibido totalmente el buceo, e incluso volar en avión (yo eso no lo sabía y me cayó una señora bronca de mi doctora) pues, aunque en mi caso la fractura era limpia, con un cambio brusco de presión (de ahí lo del buceo y el vuelo) esta puede moverse sacando la costilla de su sitio y provocando un neurotórax o incluso si tenemos alguna astilla perforar el pulmón, y para eso amigos, no habrá fajas ni semanas de recuperación que nos quiten el susto, la cosa se complica más y ya hasta podríamos necesitar una intervención quirúrgica.

Para terminar, y dejar de daros el tostón, os dejo un articulo de DAN sobre el neurotórax y el buceo. ¡Un saludo buzos!

Dejar un comentario